/ Smartphones

Nokia X o la única forma que tiene de luchar contra Samsung

Si nos fijamos en las ventas de teléfonos móviles, incluyendo smartphones, nos encontramos que los dos principales fabricantes son Samsung y Nokia.

Pero si os fijáis la tendencia es totalmente contraria. Esta tendencia corresponde a la de venta de smartphones y teléfonos tradicionales.

En el primer grupo, el de los smartphones, Samsung ha tenido una política muy buena: que es tener un teléfono para cada tamaño y rango de precios. Mientras que para algunos puede ser un catalógo demasiado extenso.

Por mucho iPhone, Galaxy S5, Nokia Lumia 1520 o Sony Xperia Z2. La realidad es que el móvil más vendido es un Samsung Galaxy Mini 2 a nivel global. Y por otra parte el más vendido por Nokia es el Nokia Lumia 520.

Actualmente el Samsung Galaxy Mini 2 se vende por menos de 100 €, en torno a 95 € en amazon.es. Mientras que el Nokia Lumia 520 se vende por 120 €. Aunque pueda no parecer mucha diferencia, si alguien no tiene intención de gastarse mucho dinero es posible que se decante por el Samsung y no por el Nokia.

Por lo tanto la batalla de quien salta de la línea roja a la línea azul la está ganando Samsung.

Llegados a este punto tenemos claro que Nokia necesitaba un terminal de menos de 100 € en el mercado, ese es el Nokia X.

¿Por qué no usa Windows Phone para ese terminal?

Es relativamente sencilla la respuesta. Como pudimos hablar con Javier García de Nokia Iberia, uno de los grandes problemas que tiene Nokia actualmente es que no existe compentencia en la fabricación de componentes. Un ejemplo claro lo tenemos en los procesadores, todos los terminales Windows Phone usan procesadores Qualcomm. ¿Por qué otro fabricante va a crear procesadores y drivers para Windows Phone si no se van a usar?

Falta competencia en la fabricación de componentes para Windows Phone, lo cual impide a Nokia abaratar costes de fabricación para así poder bajar el precio de sus terminales. Por lo que tenían que optar por una plataorma donde exista competencia de componentes como es el caso de Android.

Por otra parte no podían pasarse a Android por completo, ya que estarían mordiendo la mano de la empresa que les va a dar de comer: Microsoft. Por lo que han optado por un sistema basado en Android, donde puedan garantizar que haya una cantidad de apps suficiente: cuando se presentó la familia Nokia X su tienda ya tenía más de 65.000 aplicaciones. Y por otra parte integrar los servicios de Microsoft y Nokia de serie: Skype, Outlook, OneDrive, Here Maps, MixRadio, etcétera.

Concluyendo podemos resumir que Nokia X está pensada como familia de transición mientras los componentes (y licencias) de Windows Phone no bajen de precio. Es además una gama de entrada al mundo de los smartphones, ya que no está pensado para quien previamente ya tenía un smartphone. No es de extrañar por ello que una de las características principales es que es Dual SIM, muy popular en China o India.

Nokia X viene a cubrir el espacio existente entre los Nokia Asha y los Nokia Lumia.