/ Tecnología

¿Y qué pasa con la alimentación?

Llevo varios días pensando en que el mundo de la alimentación se tiene que modernizar. Esto viene a raíz de una discusión sobre la evolución del mercado electrónico y de como los comerciantes españoles (tanto pequeños comercios como grandes superficies) no supieron adaptarse a tiempo.

El siguiente paso será la cesta de la compra. Sí, sí... ¡Comprar la comida a través de Internet! No es algo tan raro, hay quien ya lo está haciendo.

Esta semana me he propuse hacer la compra de forma exclusivamente electrónica. Y el resultado ha sido frustrante.

El peor caso es Mercadona, no entiendo que una empresa con 19.812 millones de facturación y más de 515 millones de beneficios tengan la tienda online que tienen. ¡No tiene ningún sentido! Lo tienen todo para ser los mejores: infraestructura, valor de marca y liquidez para montar una tienda online decente. Y no lo que tienen. No sé cuanto tiempo lleva esa tienda en línea, pero en 2009 ya era exactamente igual que hoy. Si a esto le sumamos la falta de producto de marca, la única leche disponible es la de Hacendado (su marca blanca), y el coste del envío es 7,21 €, el más caro de todos los analizados.

Aparte de esto he probado:

  • Eroski: en el cual me fue imposible registrarme.
  • Hipercor: donde para ver el coste del servicio tuve que registrarme mediante un proceso engorroso y lento. El coste del servicio es de 6,00 € y no reparte diariamente en todas las zonas.
  • Gadis: al igual que Eroski tiene una web bastante anticuada pero en cambio te permite hacer la cesta sin registrarte y el envío es de apenas 4,50 €.

Todos los servicios han sido deficientes. Al menos de lo que espero como usuario y tras mi experiencia en compras online. No he evaluado el proceso post-compra ya que en ninguno de los casos he llegado a tramitar el pedido. Me he centrado en la experiencia de usuario: el proceso de registro, la búsqueda, la selección de productos o la comparativa de precios.

Creo que ninguna de las tiendas probadas consique llevar a mi pantalla el proceso de creación de la cesta de la compra.

Selección del producto

En general en todos los probados la falta de producto es evidente, no tienes todo lo disponible en el establecimiento. Por lo que hace imposible la sustitución de la compra física. En el caso por ejemplo de Mercadona, no puedes comprar Leche Pascual o Asturiana, si compras online solo puedes comprar Leche Hacendado.

Presentación del producto

La categorización del producto se hace de la misma forma que dentro del establecimiento por diferentes secciones, pero no se hace uso de ninguna técnica de marketing para potenciar unos productos sobre otros. O dicho de otra forma: no son capaces de llevar las cabeceras de lineales a la tienda online.

En el mejor caso, en Hipercor, cuando seleccionas una categoría te sugiere 4 productos destacados. Es bastante insuficiente.

Una muestra de lo anticuadas que están estas plataformas (a parte de estar optimizadas para resoluciones de pantalla de hace 15 años) es que la presentación del producto se hace en formato de listados (como el de Mercadona o Gadis) obviando el atractivo que puede tener una imagen y su asociación con la marca o el producto concreto.

Los detalles sobre el producto son difíciles de ver. Por ejemplo a la hora de comprar productos frescos desconoces su origen, algo que por ejemplo en tienda física están obligados a informar.

El envío es caro

No en todos los casos, pero el envío puede llegar a ser caro. No puede ser que en Gadis si haces una compra superior a 20 € en la tienda te lo llevan gratis a casa, pero si compras online siempre tiene un coste de 4,50 €.

En el caso de Mercadona e Hipercor el precio asciende a 7,21 €. Esto en parte tiene su explicación en que la mayor parte de estas empresas tienen sus propios repartidores en vez de llegar a un acuerdo con empresas de mensajería.

Obvian la filosofía de la cesta

A la hora de hacer una cesta solemos partir de un presupuesto y a partir de ahí construímos la cesta en base a productos más o menos caros. Por lo que la comparación de precios entre productos es compleja, por no decir imposible a no ser que lo hagas a manos. Deberían mostrar junto con cada producto una versión más cara o más barata del mismo. Ayudar a seleccionar el producto corrrecto.

En algunos casos tienes la lista visible todo el tiempo, pero no en todos los casos es así. Lo echo de menos.

Alimentación 2.0

Creo que tenemos mucho margen para ayudar a mejorar este aspecto. Os cuento como veo yo el futuro de la compra de alimentación:

  1. Lo primero me imagino una planificación de la cesta de forma semanal. En la que la plataforma de compra nos ayuda a predecir como será y su elaboración. Por ejemplo tenemos ciertos productos en los que tenemos un consumo más o menos constante. Me imagino: nuestro consumo de leche es de 2 litros a la semana por persona. Por lo que una familia con 4 miembros debería pedir 8 litros de leche a la semana. A parte cada persona de la casa consume una caja de cereales cada 15 días. Por lo que necesitaremos 2 cajas de cereales (cada uno de un tipo diferente) a la semana. A parte consumimos 1 manzana cada dos días por persona. Por lo que tenemos que pedir 2KG de manzanas a la semana.
  2. Además el sistema debería tener en cuenta fluctuaciones de precios. Por ejemplo, si la semana que viene nos toca pedir detergente pero esta semana está por debajo de la media del precio que pagamos habitualmente, debería sugerirnos adelantarlo esa semana.
  3. En caso de querer reducir el precio de la lista de la compra, debería ayudarnos a seleccionar otros productos que sustituyan a los pedidos actualmente con un precio menos. Sobre todo en base a la experiencia de otros usuarios. Por ejemplo si es habitual que un usuario que pide Leche Asturiana se pase a Leche Leyma por ser más barata, podríamos sugerir al usuario que cambiando de marca. Así mismo si la Leche Asturiana baja de precio debería ofrecérnosla.
  4. Debería mejorar el horario de reparto, así como poder predecir exactamente a que hora se te entregará el pedido.

Es algo complejo y que lleva tiempo. Pero yo no quiero dedicar tiempo cada semana para recordar que debo comprar leche. En ese sentido Dolce Gusto con el café ha hecho algo similar, ya que en su web puedes crear una suscripción de capsulas de café.

Invertir en futuro

La pregunta que seguramente me haría Juan Roig, en caso de que me hiciera alguna, sería: ¿Por qué debo invertir en la tienda online si ahora me supone solo X es ingresos? Es muy sencillo. ¿Por qué debería El Corte Inglés antes del 2011 en la venta online si casi no se realizaban compras? Pues la respuesta es sencilla: porque Amazon llegó en septiembre de 2011 y se quedó con buena parte del mercado potencial.

Igual que en el 2011 había gente que quería comprar online y no había plataformas decentes, ahora la gente también quiere realizar la compra de la alimentación online (con más motivo incluso ya que la cantidad de tiempo destinada cada año es muy superior a la compra de otros productos).

Si uno de los grupos actuales de alimentación no hace algo decente ya, pronto llegará otro a hacerlo en su sitio e igual ya es tarde para reaccionar. Y solo os digo una cosa: Amazon en Estados Unidos ya vende productos de alimentación tanto frescos como envasados.

Las actuales tiendas dan vergüenza.